Estamos experimentando dificultades. Nuestros ingenieros están trabajando. Consulte status.mailgun.com para obtener actualizaciones en tiempo real.

¿Cómo caliento mi IP?

Crea y proteje tu reputación desde el principio

Es importante recordar que, si estás empezando a utilizar Mailgun, no hay nada mejor que empezar con buen pie. Es posible que tus dominios e IPs necesiten calentarse antes de empezar a enviar grandes volúmenes de emails, y gran parte de esto depende de tu volumen general de envíos y de tu programa de email.

Por ejemplo, enviar desde una IP compartida significa que no necesitas realizar un calentamiento de IP, pero también significa que otros remitentes en esa misma IP pueden afectar a tus envíos. Esta opción es la que mejor se adapta a los remitentes que no envían suficientes correos electrónicos como para justificar el coste adicional de una IP dedicada.

Las IPs dedicadas son IPs completamente nuevas. Por tanto, los ISPs (proveedores de buzones de correo electrónico)9 nunca han recibido correos electrónicos de ella y todos los correos electrónicos enviados desde una dirección IP desconocida son inicialmente sospechosos. Las IPs dedicadas necesitan calentarse antes de poder utilizarse. Esto requiere un colchón de tiempo antes de realizar envíos e ir aumentando paulatinamente los mensajes que se envían desde esa IP, para mostrar a los ISPs que tu tráfico es legítimo, y que no eres un spammer que se hace pasar por una empresa legítima.

El plan de calentamiento permite al remitente presentarse al ISP y empezar a crear una reputación como remitente positiva con la que los ISP se sienten cómodos antes de enviar un gran volumen de emails.

El periodo de calentamiento de la IP es crucial para que crees una reputación como remitente sólida desde el inicio de tus envíos. Durante este periodo, los ISP y los proveedores de servicio de correo electrónico analizarán detenidamente tu volumen y frecuencia de envío.

Al empezar con pocos envíos y aumentar progresivamente el volumen de correos electrónicos enviados durante el periodo de calentamiento de tu IP, estás dando a los ISP y a los proveedores de servicio de correo electrónico la oportunidad de revisar tu contenido y medir la reacción que tienen tus destinatarios a tus correos electrónicos. Es esencial utilizar un periodo de calentamiento para garantizar que tus correos electrónicos tengan la mejor oportunidad de llegar a las bandejas de entrada de tus destinatarios.

Es importante que solo envíes correos electrónicos a los destinatarios que realmente encuentran valor en el contenido que ofreces. Dirigirse a usuarios que nunca se han suscrito a tu newsletter o que han perdido el interés en lo que envías, puede afectar negativamente a tu capacidad de llegar a sus bandejas de entrada. Esto es cierto tanto durante el periodo de calentamiento de la IP como después de que termine. Tus usuarios indicarán su interés en tus correos electrónicos realizando acciones como inscribirse en tu lista de correo o realizar una apertura de tu correo y/o un clic en el contenido.

Nota: Los periodos de calentamiento de las IPs generalmente dependen de la edad y el uso de tus IPs. Pero si tienes un dominio más nuevo, puede que tengas que pasar por un periodo de calentamiento similar para ellos también. Por lo general, los nuevos dominios deben pasar por un proceso similar para establecer una reputación sólida de dominio con el proveedor de buzones de correo electrónico.

Cómo calentar tus IPs dedicadas

La siguiente sección te guía a través de un proceso paso a paso para calentar tu IP dedicada. Sigue estos seis pasos para asegurarte de que empiezas con buen pie.

1. Comprobar la calidad del dominio

Es esencial que tu dominio de envío tenga una buena reputación y no esté incluido en ninguna lista de bloqueo de terceros. Te recomendamos encarecidamente que utilices las herramientas para postmasters de Google para obtener más información sobre la reputación de tu dominio en Gmail.

La persona encargada de realizar este paso, es la propietaria del dominio. Puede registrarse en el siguiente enlace:

https://postmaster.google.com/?pli=1

Además, no debes utilizar un dominio recién comprado. Si has comprado su dominio recientemente, debe estar activo durante al menos los últimos 30 días. Los correos web y los ISP asocian los dominios recién comprados con los spammers. Una práctica común entre los "malos" es arruinar la reputación de un dominio, y luego comprar uno nuevo y empezar de nuevo.

Por último, tu dominio o subdominio debe estar unido a un sitio web existente. Si utilizas un subdominio, deberás utilizar una redirección.

Dado que tu IP dedicada aún no ha sido utilizada, te recomendamos que te des a conocer a los distintos clientes de correo electrónico junto con tu dominio - esto se hace mejor estratégicamente calentando tu IP lentamente.

Esto significa que se aumenta el volumen de correos electrónicos enviados a través de la dirección IP paso a paso. Esta fase también se llama calentamiento de la IP.

2. Establecer la tasa de aumento

Como hemos mencionado anteriormente, recomendamos el uso de IPs dedicadas (y, por tanto, planes de calentamiento) para un mínimo de 100 000 correos electrónicos al mes .

Independientemente de tu volumen de correo electrónico (a partir de 100 000 correos electrónicos al mes), comienza siempre con 100 correos electrónicos el primer día y mantén un incremento diario del 20% de tu volumen de envíos. Según el caso, puede tener sentido una tasa de incremento menor o incluso mayor:

113434.PNG

Nota: Este calendario puede variar en función de muchos factores como la reputación, la salud de tu lista de contactos y la participación de los usuarios. ¿Necesitas acelerar el proceso para cumplir con una fecha límite? Es posible seguir un plan de calentamiento más agresivo sin dañar tu reputación, pero esto solo se recomienda con la ayuda de un experto en correo electrónico. Nuestros gestores de cuentas especializados (TAM) pueden ayudarte a acelerar dicho proceso con nuestros Servicios de Entregabilidad.

3. Asegurar un envío regular de correos electrónicos

Además de la tasa de aumento, la frecuencia de envío es otro criterio de éxito para un calentamiento de IP .

Lo ideal es enviar mensajes diariamente. Esto ayudará a los ISP a clasificarte como un buen remitente más rápidamente. También es más fácil determinar el aumento del volumen de envío cuando envías a diario.

Si solo envías tres veces o menos a la semana, no es un problema en principio. En este caso, los clientes necesitan un poco más de tiempo para tomarse la molestia de evaluar mejor tus intenciones con el envío de correos electrónicos.

4. Prestar atención a la interacción de los destinatarios

Los proveedores de correo electrónico, como Gmail o Yahoo, tienen muy en cuenta la interacción de tus usuarios a la hora de calificar las IP.

Por tanto, al calentar una nueva dirección IP, debes enviar correos a tus usuarios más activos. De esta manera, te aseguras de que tu tasa de quejas (spam, bloqueos, etc.) se mantenga baja.

5. Limpiar las listas de contactos regularmente

Especialmente en la fase de calentamiento de tu nueva dirección IP, deberías examinar detenidamente la calidad y salud de tus listas de contactos. He aquí algunas de las mejores prácticas que te ayudarán:

Elimina a los destinatarios inactivos e inalcanzables, así como a los bloqueos

Elimina los destinatarios inactivos y los no localizables. En función de la tasa de rebote en las estadísticas de tu campaña, puedes ver si estás contactando con las personas adecuadas.

Otro factor que vigilan los ISP es el número de quejas que generan tus correos electrónicos. Hoy en día, a los usuarios les resulta más sencillo denunciar como spam los correos no deseados que darse de baja de ellos.

Después de cada campaña que envíes, elimina a los siguientes contactos de tu lista:

  • Rebotes blandos y definitivos
  • Usuarios que hayan marcado tu correo como spam
  • Usuarios que te hayan bloqueado

Los ISP hacen un seguimiento del número de rebotes que tienes con cada envío y los tienen en cuenta a la hora de determinar tu reputación. Si generas demasiados rebotes, los ISP pueden bloquear tus mensajes.

Un rebote blando es un problema temporal de entregabilidad como una bandeja de entrada llena o un problema del servidor. No pasa nada por seguir intentando enviar correos electrónicos a estas direcciones, ya que es posible que lo consigan al segundo o tercer intento. Pero asegúrate de eliminar el contacto de tu lista de contactos después de varios rebotes blandos.

Esto depende de la frecuencia con la que se contacte con el destinatario. Si un contacto, por ejemplo, ofrece rebotes blandos cinco veces en un periodo de seis meses, es probable que vuelva a ofrecer un rebote blando en el futuro.

Un rebote definitivo es un problema persistente de entregabilidad, como una dirección de correo electrónico no válida. Dado que en este caso no hay ninguna posibilidad de que el correo electrónico se reciba, es importante eliminar estas direcciones inmediatamente.

Consulta nuestro resumen sobre todos los estados del correo electrónico en nuestra documentación.

También te recomendamos que elimines a los destinatarios que no hayan abierto sus últimos cinco emails, limpiando tus listas regularmente.

Si tienes previsto reactivar a los contactos inactivos, espera hasta que finalice el periodo de calentamiento de la IP. De lo contrario, te arriesgas a que tus tasas de interacción sean menores.

Comprueba las direcciones de email para ver si hay errores tipográficos

Comprueba también tus listas en busca de errores tipográficos. Una simple comprobación de los datos para corregir las erratas y los errores introducidos durante la fase de adquisición es el primer paso para conseguir una lista limpia.

¡De esta manera puedes limpiar errores simples como tomas@homail.com, sara @ gmailcom, gerardo! Yahoo.com, etc., y no enviarás mensajes a contactos no válidos.

Eliminar las direcciones de email no personales

Elimina todas las direcciones de email más generales, como company@empresa.es, y las direcciones de correo electrónico del sistema, como postmaster@empresa.es y noreply@empresa.es.

Nota: En general es esencial recoger los datos de contacto mediante un formulario de registro opt in o, incluso mejor, un formulario de opt in doble. La compra o alquiler de listas de contactos está prohibida en Mailgun y su uso conllevará la cancelación de tu cuenta. Consulta nuestra política de envío para más detalles.

Sigue con cuidado las buenas prácticas de contenido en tus emails

Los webmails y los ISP también analizan el contenido del email para decidir si debe ir a la bandeja de entrada, a la de promociones o a la de spam.

Aquí debajo tienes una lista de recomendaciones sobre buenas prácticas en relación a tu contenido.

Relación texto/imagen:

  • Reduce la relación texto-imagen a un 70 %/30 % aproximadamente: algunos spammers utilizan un exceso de imágenes para ocultar el contenido o el texto.
  • Añade separación entre las imágenes y el texto.
  • Evita el uso de imágenes demasiado grandes.

Contenido:

  • Reduce o elimina caracteres como "%"; "!"; "?"; "$", y reduce o elimina el texto en MAYÚSCULAS.
  • Reduce o elimina palabras y categorías de palabras identificadas y analizadas como asociadas a correos no deseados. Estas incluyen:
    • "Efectivo", "Factura", "Facturación"
    • "Promoción", "Oferta especial", "Gratis" - "PayPal", "Visa", "Mastercard"
    • "Urgente", "Desesperado", "Ayúdame"
  • Evita utilizar la codificación base64: algunos motores antispam la consideran un intento de ocultar el contenido. Recomendamos utilizar la codificación "quoted-printable" (que es la que actualmente utiliza nuestro propio editor de arrastrar y soltar).

Si quieres una visión detallada de lo que debes vigilar en relación con el contenido de tu correo electrónico, consulta esta entrada del blog sobre cómo evitar la carpeta de spam.

Si estás interesado en un plan individual de calentamiento de direcciones IP y quieres saber más, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo de ventas.