Estamos experimentando dificultades. Nuestros ingenieros están trabajando. Consulte status.mailgun.com para obtener actualizaciones en tiempo real.

¿Qué son las trampas de spam o <em>spamtraps</em>?

La monitorización de las trampas de spam de InboxReady es una herramienta útil para controlar el tráfico de envíos y la higiene de las listas, pero ¿qué son las trampas de spam, cuáles son los tipos de trampas de spam y qué debes hacer si te encuentras enviando a trampas de spam?

¿Qué son las trampas de spam o spamtraps?

Las trampas de spam son direcciones de email "honeypot" diseñadas para recibir spam, mientras que reciben poco o ningún correo legítimo. A menudo se utilizan para impulsar las listas de bloqueo y pueden afectar negativamente a tu reputación si les envías mensajes. Dado que estas direcciones no son utilizadas por personas para recibir emails, nunca se registrarán para recibir correos ni interaccionarán con tus mensajes. Las aperturas pueden ser activadas accidentalmente, pero los clics no aparecerán en direcciones de email de spamtraps.

¿Por qué no debo enviar a las trampas de spam?

Si envías a las trampas de spam en un volumen lo suficientemente alto, te arriesgas a que te incluyan en una lista de bloqueo y/o a que tu reputación se vea afectada en los principales proveedores. Tus correos pueden acabar en la carpeta de spam o ser bloqueados por completo. Además, todos los emails que envíes a las trampas de spam se desperdician: se entregan, pero nadie va a leerlos ni van a llegar a clientes.

 

La mayor parte de la red de trampas de spam de InboxReady se utiliza exclusivamente para nuestro servicio de supervisión de trampas de spam y no afectará a tu entregabilidad. Sin embargo, tenemos asociaciones con proveedores de spamtraps que pueden afectar a tu entregabilidad si envías en volúmenes suficientemente altos. Te conviene limitar el número de trampas a las que puede que estés enviando.

Tipos de trampas de spam

Error tipográfico

Las trampas de spam por errores tipográficos se centran en errores ortográficos comunes de nombres de dominio populares. Una dirección es probablemente una trampa de spam por error tipográfico si contiene un error ortográfico de Gmail, Yahoo, Hotmail, AOL o cualquier otro proveedor conocido.

Son el tipo de spamtrap menos grave y, por lo general, representan la mayor parte del tráfico. Para limpiar estas direcciones de tu lista, te recomendamos utilizar el servicio de verificación de Mailgun. Las verificaciones de Mailgun identificarán los errores tipográficos de dominio más comunes con el campo "did_you_mean".

Reciclada

Las trampas de spam recicladas son direcciones de email que alguna vez se utilizaron para recibir correo legítimo, pero que ya no lo hacen. Son el segundo tipo más común de trampas de spam.

El envío a un gran número de trampas de spam recicladas puede indicar la necesidad de vigilar más de cerca la participación de los usuarios.

Prístina

Las trampas de spam prístinas son direcciones de email creadas con el único propósito de recibir spam. Estas direcciones nunca se han suscrito a ningún correo. Son el tipo de trampa de spam menos común y deberías enviar el menor volumen posible de emails a ellas.

Qué hacer si envías a las trampas de spam

Si te encuentras enviando a spamtraps en grandes volúmenes, te recomendamos algunas acciones para que tus prácticas de envío estén bajo control:

  1. Valida tu lista de contactos. El servicio de verificación de InboxReady identifica los errores tipográficos y otras direcciones sospechosas en tu lista de contactos, pero también va un paso más allá. Además de estas comprobaciones, las verificaciones de emails pueden identificar otros indicadores no relacionados con las trampas de spam, como direcciones no entregables y dominios desechables.
  2. Implementa el opt in doble para todas las nuevas direcciones de email. Un proceso de opt in doble evitará que se añadan nuevas trampas de spam a tu lista de contactos y aumentará el compromiso al requerir un clic de cada destinatario.
  3. Verifica las direcciones en el punto de ingestión con la API de verificación única de InboxReady. La validación de las direcciones en tu formulario de registro permitirá a los clientes corregir errores o proporcionar un email alternativo cuando reciban un resultado de verificación negativo. Esta práctica también mantendrá limpia tu lista de contactos, ya que cada nueva dirección que se añade ya ha sido verificada.
  4. Supervisa las interacciones de todos los contactos. Los destinatarios que nunca interaccionan con tus emails podrían ser direcciones de trampas de spam. Dado que los destinatarios pueden abrir los correos por accidente, recomendamos prestar más atención a la tasa de clics y la tasa de CTR.
  5. Consulta con un experto. Si todavía necesitas ayuda con tus prácticas de envío, te recomendamos Los servicios de entregabilidad de Mailgun. Con un gestor técnico de cuentas dedicado, un experto del sector te guiará en la creación de tu programa de email teniendo en cuenta la entregabilidad y la higiene de las listas.